El día que más llovió.

Me he hecho el reto de llegar en tiempo a todos mis compromisos, llevo tres semanas y lo he logrado sólo que ayer empecé una nueva rutina de ejercicio que me dejó molido por lo cual mi cuerpo se prolongó una hora más de sueño por la mañana, no pasa nada porque igual voy en tiempo para el trabajo. Tardé en vestirme diez minutos más de lo habitual dados mis torpes movimientos por el dolor en mis hombros, el cielo está nublado pero igual salgo sin chamarra pues los diecinueve grados que marca el termómetro del carro se sienten perfectos, éste está chispeado de tierra porque seguramente llovió en la noche y no me percaté, también está cagado por los pájaros que viven en mi árbol. Aparte de dolorido estoy un poco malhumorado porque tenía una cita la cual se canceló debido a la muerte de un familiar suyo; creo que la muerte de alguien es la única razón aceptable para cancelar un compromiso y me pasó a mi (risa sarcástica). Ejem, el día transcurre lento y le sonrío malhumorado a mi cita frustrada cuando nos topamos en la comida, sopeando, descubro una mosca verde entre las verduras de mi sopa y mi humor empeora al ir a reportarlo encontrándome con que si era mi deseo, podrían regresarme mi dinero y aclarándome que habían fumigado ese día y que seguramente la mosca cayó del cielo sin que yo me diera cuenta, o sea, que soy un pinche mentiroso, que cierre el pico y me trague la puta sopa mosqueada. Mi cita frustrada vuelve a pasar y mi niño interior decide que es mejor ignorarlo. Me dirijo al estacionamiento y comienza a caer una lluvia por demás abundante, se mojan mis zapatos caros, mi ego superficial se siente de la verga y me doy cuenta que es el día que más ha llovido en la semana, me recuerda cuando una lluvia similar me sorprendió saliendo de un teatro cuando vivía en Ciudad de México y de pronto me pongo feliz de recordar haber tenido aquel día a mi lado unos ojos verdes como el pasto que veo a lo lejos en los cerros y una piel blanca como la neblina que ha creado la lluvia.

Coldbudy. 17062016

acompaña la lectura con esta canción.

Advertisements

About this entry