Por ti.

Por ti hubiese escrito cursis melodías para recibirte cada tarde, hubiese cancelado mi agenda, hubiera inventado algún pretexto para no despertame temprano y llegado tarde a mis multiples actividades. Hubiese cedido a comer carne de cerdo si te apetecía un domingo por la mañana o una tarde cualquiera de fut ball, hubiese dicho a mis amigos que la jaqueca no me dejaba ir a donde ellos estaban e incluso decir que me gustaba Paulo Coelho. Hubiese sido capaz de usar el metro de la ciudad con tal de llegar más pronto a tu departamento. De no ir a la boda de mi amiga por acompañarte a un concierto de los friendly fires. De comer cecina y caldo de res porque es lo tradicional de tu ciudad. De renunciar a la nicotina y al whisky sólo porque es una ciudad libre de humo y alcohol. De irme a Nueva Zelanda o Arizona para probar nuevos horizontes y ver las temporadas de Narcos sólo para que entendieras una realidad paralela de México. De aprender japonés porque es tu lengua preferida y ver animé todo el puto día. De apreciar una rutina de ejercicio y creer que la cotidianidad llevaría a mis músculos ponerse fitness. De preferir China que Argentina, de preferir el frío del calor y dejar atrás las películas francesas porque nuestra historia superaría cualquier guión. Pero yo dije amor en el momento que tu no podias entender esas cuatro letras, cuando el francés, el italiano y portugués no expresaban el  momento estático y perdurable en el tiempo. Creo que hubiese renunciado a mis modelos cuantitativos para adaptarme a tus cualitativos, de ir a una cantina en el centro y tomar algún trago pre fabricado en vez de un whisky en las rocas o la cerveza más oscura del lugar. De pedir cordero en vez de salmón  y de contemplar la nostalgia en vez de la felicidad. Por ti hubiera sido capaz de hablar cosas cotidianas como un lugar de fiestas de niños en vez de Mazinger Z, Sailor moon , Harry Potter, el castillo vagabundo o Disneyland. Hubiese guardado mis días de vacaciones para andar por Ámsterdam o Berlín, donde sea. Por ti hubiese dejado atrás la poligamia y el agua de lima. Lento viene el futuro, lento pero viene redacta Benedetti en su texto, yo pienso lo mismo, pero tu escaso valor y compromiso hace que cambie de libro, que de vuelta a esta página llena de emoción. Por mí y por ti pensé en la perfecta boda donde habría cien invitados, o menos, los que deban estar y un ejército de damas de honor; pero te veo y no es suficiente, te hace falta algo, eso que diferencia al cobarde del valiente, a la presa del cazador, al éxito del fracaso, al hoy del pasado mañana, al presente continuo del futuro próximo, a la primaria de la universidad. Estuve dentro de ti y creo que tú de mí, pero no es suficiente. Nunca es suficiente.

Advertisements

About this entry