X. El arte que mora en el estulto.

 

 

Entre tanta mierda, dime, dónde estabas tú.

Bebe, Me Fui.

 

 

Tzs tzs tzs maldito mosquito,  no deja de molestar, todavía tratara de penetrar  y robar mi sangre disimuladamente pero no, tiene que gritar lo que pretende hacer a través de un sonido que pareciera venir de todas direcciones; tzs por aquí,  tzs por allá, trato de pensar en la onomatopeya correcta para el ruidito nefasto del mosco pero no sale otro mejor que el de tzs. Pienso en la sanguijuela y en otros parásitos imperceptibles al ojo humano que bien pudieran prestarse a esta comparación, pero da la casualidad que la mayoría o todos los anteriores se quedan pegados o escondidos dentro de uno y el mosquito no, ese es simple y práctico, toma lo que necesita de su víctima y se retira dejando un recuerdito que tarda un par de horas en desaparecer. Así pasa con muchas persona a las cuales no debería consentir a mi alrededor, hacen señales de que se están acercando, no hago caso, dejo que tomen de mi lo que necesitan para que finalmente se vayan dejando una marca que tarda algo de tiempo en desaparecer, aunque claro, retomando la estrategia mosquito, por llamarla de algún modo, resulta que si se da cuenta a tiempo, uno puede matar al mosquito de un putazo o apretando las venas y haciéndolo explotar, si es que de pura casualidad se es sádico. O sea que lo mismo se puede hacer con esas personas, matarlas de un simple putazo o asfixiándolas con eso que necesitan de uno, claro, de una forma poética y no literal, lo digo por aquellos que gustan de las artes masoquistas. Bueno, y a qué se debe tal divague, seguramente a que últimamente he descubierto más de una marca imperceptible a simple vista pero que si me ves fijamente por un largo periodo de tiempo aparecerán las cicatrices una a una detallando fecha, nombre y apellido, lugar, apodo, la canción o sonido que había de fondo, entre otros, de las personas involucradas. Lo cual, para una persona que dice desenchufarse de esas situaciones rápidamente, se está volviendo algo incómodo, igual se debe a la falta de actividad sexual o tal vez a la monotonía de la misma, maldita cogedera que va de un estado orgásmico a uno asexual, esto es pues, estulticia puta, digo, pura.

Un día divagando me di cuenta que estoy loco, que estaba y seguiré estando, pensé en una cura o remedio homeopático ya que está como de moda eso de cuidarse y consumir puras cositas naturales. Pensaba en, si el alcohol, alguna droga, una persona tal vez, alguna manía o tick pudiesen liberarme de mi estulticia pero no, de tanto pensar se me pasaron las horas y ni disfrute lo que estaba haciendo, sentí bonito pero mi mente estaba más preocupada en cómo no ser un loco más del montón que aferrarme y disfrutar mi maravilloso momento que evidentemente jamás podré vivir de nuevo. Hay de pronto emociones que recorren todo mi ser, cuando me acuerdo de alguien especial, cuando odio a ese alguien especial, cuando recuerdo lo imbécil que soy, fui y seré, cuando recuerdo ese beso que partió en dos mi ser, cuando visité esa ciudad, cuando escuche esa canción, cuando fumé por primera vez, cuando me quisieron golpear, cuando dije vete a la verga por primera vez, la ocasión en que grité al final de un libro, cuando me regalan postales y separadores de libros, cuando me dicen que me quieren y mejor aún, cuando dicen que me aman, aunque sólo sean palabras; tú, ¿en qué piensas? 

Luego mi mente suele volver a mí y ya han pasado para esto algunos minutos, entonces me doy cuenta que estoy en un lugar muy bonito con mis amigos bebiendo algún trago con nombre raro, me preguntan que si soy judío o que si conozco a fulano y a fulana, qué hago de mi vida, que si alguna vez he estado en tal lugar, que me parezco al amigo de un amigo, que me han visto en otros lugares y siempre termino diciendo que no, ya que nunca logro recordar rostros al primer instante, suelen pasar varios días para finalmente decir en mis adentros, pues creo que si era yo. Hace tiempo me di cuenta que este tipo de neurosis o locura estúpida si tiene un nombre, bilocación. En estos momentos lo estoy haciendo, estoy saliendo del bar con mis amigos rumbo a otro lado, seguramente la música será perfecta porque usualmente mis amigos no escuchan música que me desagrade, me están platicando cosas bien interesantes y les respondo con insinuaciones simples y sarcásticas que sé les agradan mucho. De pronto sale el nombre de la española, la de la otra ocasión, que probablemente llegará y bla bla bla, comienzo a estresarme ya que sí, no niego que me disgustaría verla, pero pienso que ya cumplió la función que tenía que cumplir y con el bonito recuerdo de todo lo que hicimos me basta para morir en paz, porque aparte sé que comenzaría a sentir cosas que ya he enterrado y a cuestionarme esos porqués que tanto me cagan el palo. Total, fue, fuimos y no seremos. Llegamos al lugar y el ver personas vestidas de cierta forma me tranquiliza de cierto modo, pienso son estéticas, claro, con la minoría que siempre representa el margen de error en toda teoría. Verla sería como equivocarme, como arrepentirme, como decir, qué mierdas estaba haciendo con ella; para nada que sea fea, solo que mi espíritu ya no es el mismo que cuando la conocí, por ende todo lo que me diga o yo le pueda llegar a decir sería como hablarle en otro idioma, pues si su ser no habla el mismo lenguaje que el mío, es imposible que podamos entendernos. Yo sé que ella sabe que estoy aquí y que me incomodaría verla, pienso que ella piensa exactamente que yo, o al menos eso me digo para ser feliz en el momento, trato de poner una barricada invisible pero perceptible y al parecer funciona porque jamás apareció, a pesar de estar muy cerca.     

Esta noche es de luna nueva, se ve medianita y muy plateada, verdaderamente puedo decir que soy un ser sublunar bañándome con luz de luna, hace que mis ojos sean más claros de lo que suelen ser, me devuelve esas ganas de seguir viviendo por el hecho de querer hacerlo, no por el hecho de deber hacerlo. Me recuerda que hay esperanza, que no importa que tan mierdoso sean los momentos de la vida, siempre estará la luz de la luna recordándome que en unas horas la luz del sol me bañará haciendo palpables las esperanzas que la luz de luna sólo me recuerda.

Efectivamente la música es de lo mejor, ya he conocido cinco personas lo cual es signo de que tu habilidad social ha regresado porque no están para saberlo, pero la culera se ausentó por un par de meses debido a una pequeña crisis interna. El olor a mois combustionada llena el ambiente y pues de oler a fumar, mejor acción que represión. Me encuentro brincando, pero termina la acción; aún sin ganas de dormir, nos dirigimos a otro lugar para seguir bailando, la puta de María, o sea, my lovely crash, está a lo lejos, afortunadamente no la vi cuando pase por allí para ir a mear, me ve, la veo, le susurra cerca del oído a su amiga, su amiga me ve, la veo y se voltea, la puta aquella me ve con esa mirada y hace esa sonrisa que siempre me hacía caer a sus bien dotadas piernas, se ve perfecta como siempre, sólo que con un poco más de carne. Mi amiga me dice que me ve insistentemente, me acerco a María y la saludo, le digo que ya me voy, le pregunto que si seguirá la fiesta, me dice que sí y le pregunto dónde. La tomo del brazo, me dice que se quedará un rato más, es lo que siempre hace, hacerse un poquito del rogar para que me den más ganas, sólo que pensándolo bien María ya ha pasado a la lista de mujeres que he tenido que borrar de mis redes sociales, pues más que amiga se convirtió en amante y más que una amante, en monserga. Es una pena ya no saber de muchas personas que tengo en esas redes sociales, las cuales en su momento fueron personajes principales en mi vida y yo en las de ellas, ahora sólo somos un viejo y bonito recuerdo que muy esporádicamente nos enteramos que hay con sus vidas por un casual encuentro callejero o en las actualizaciones de sus perfiles, ahora sólo somos actores que rolamos personajes secundarios y en la mayoría de los casos simplemente personajes irrelevantes en el guión actual.

Camino, camino por las calles empedradas recién lavadas pues ya está por amanecer; pienso que soy el hombre perfecto en el tiempo incorrecto, apenas voy rumbo a casa con mi amada amiga. Estamos muy cansados pero aun falta algo por hacer, de eso estoy seguro, pues los vecinos tienen un mini conciertito improvisado de jazz, nos invitan y pasamos. Debo confesar que me siento positivamente nostálgico pero en el fondo con el ego un poco desanimado, hay veces que me dan muchas ganas de abrazar a alguien y decirle que lo/la quiero mucho pero algo me detiene, soberbia supongo. No soy muy grande de edad pero tampoco un idiota, últimamente he reflexionado al respecto pues alguien que aprecio mucho morirá pronto debido a su enfermedad crónica, no quisiera morir a esta edad, a su edad, es muy joven pero no por eso idiota. Me pregunto si habrá sentido ese beso que parte en dos nuestro mundo, habrá visitado esa ciudad, si habrá vivido lo suficiente para morir. También recuerdo a un viejito que observaba mientras esperaba el camión que me llevaría de regreso, traía un sombrerito de pastor parecido a uno que tengo, ya está encorvado debido a la edad pero estaba fumando un cigarro mientras espera ansioso el mismo camión que esperaba yo. Mientras lo observaba, noté un tatuaje con tinta verde en su brazo derecho, es un venado; me acordé de Mazatl, un amigo que jamás he vuelto a ver, lo recuerdo porque me dijo que su nombre significaba “venado” en alguna lengua indígena que no recuerdo. En fin, traté de leer las dos líneas debajo del animal pero su piel estaba tan arrugada que me fue imposible entender. Me pregunté si él ya habría vivido lo suficiente. Comienzo a abrumarme y salgo rumbo a la azotea para despejar la mente y vislumbrar el amanecer.

Hola, me dicen unos labios ansiosos, el portador es un hombre joven de ojos azul opaco, pelo medio largo del color del trigo, algo cuadrado, de rasgos muy simétricos y con una barca un poco desalineada; usa una bermuda café, playera blanca y sandalias, algo playero para el clima frío de la ciudad. Huele a CH212. El olor me evoca a una mujer bella, sólo que éste no lo es pues tiene barba, entre otras diferencias más. Esa canción se llama people time, fumar de esto, me asevera acercándome el gallo a la boca y como forma introductiva. No gracias, ya lo he hecho. Bien, vine a ver como sale el sol, me gusta la sensación de verlo cuando estoy así. Yo también vine a encontrarme con el amanecer, no tengo sueño, estar cómo. Estando nostálgico, con la sensación de algo venidero, de algo bueno.

No cabe duda que sí estoy loco, yo sólo subí a ver el amanecer y me topo con éste, que pareciera estarme dando un diagnostico emocional muy personal o si dijera exactamente qué quiero y siento, pero más allá de incomodarme, haré como dice ese gastado proverbio venido de algún lado, dejaré que la corriente siga su curso. This is our time, me dice. En vez de people time, si entendí hasta ahora ser desconocido. Me llamo Caín. Rodrigo, un placer. Tengo roto el corazón Rodrigo. Lo dices literal. Sarcástico eres, roto de manera poética. Sé cómo se siente, como si el ego estuviese descompuesto. Anda, eso mismo. Caín, la luz del sol comienza a salir.        

Mirar sus ojos verdes es como perdiese en ellos o como si los conociera de siempre, el humo dentro de mí empieza a hacer combustión tardía y comienza una sensación relajada, íntima. Me olisquea el pelo, la barba, los labios, pega los suyos a los míos rápidamente, se aleja, lo observo algo confundido y aletargado, en el fondo la sensación que provoca es mecánica, sus labios se sienten igual que otros, bueno, estos los encuentro mucho más reconfortantes, más acogedores; repite el movimiento y así continúa. El efecto de la droga hace parecer como si saliera de mi mismo y fuera testigo de lo que está aconteciendo, como si nos observara inocuo un par de metros a distancia; si pensara, me acercara y te dijera que no importa cuál sea la situación abrumadora que estés viviendo, decirte que siempre  habrá unos labios reconfortantes dispuestos a reacomodarte el ego.

 

 

CoLdBuDY

©Todos los derechos reservados.

Advertisements

About this entry