4. In Trance We Trust.

Queridos y anónimos lectores, todo tiene un orden, y éstas crónicas no son la excepción, las he publicado en desorden pues así es la vida en ocasiones, pero al final todo tomará sentido… éste va para Eduardo.

 

 

In Trance We Trust.

El trance es algo así como el medio que conecta el espíritu con todo lo demás creando un gran vínculo entre la persona y lo que lo rodea. Es un viaje interno, introspectivo…algo que nace del interior y que viaja a lo más profundo del ser. Son palabras de Lalo, como lo conocen ciertas personas, pienso en el Inlak Etch inmediatamente al oír esa respuesta a la cuestión de qué es trance para ti. En fin, ninguno de los dos se acuerda como fue que el vínculo amistad se dio nuevamente, ya no importa, el hecho es que están sentados en ese café petite degustando esa bebida mezclada con especias que le dan un toque de mayor sofisticación al sabor.

Si, es verdad que a veces todos se despiertan con cierto mal humor, pero últimamente pareciera que es un hábito en ti, y todo a causa de los asuntos en los que te andas comprometiendo, haber, ¿es mucho pedir que estés un tiempo en casa sin querer salir de ella?, evidentemente la respuesta es negativa. Es por eso que buscas ventanas, chimeneas o cualquier cosa que parezca salida para poder huir, ¿por qué no salir por la puerta?, simple, es muy sencillo hacerlo y a ti te gusta, sólo en ciertas ocasiones, lo difícil. Es por eso que encuentras en el trance cierta salida, ya que no tiene forma de puerta y lo mejor, alguien más lo ha notado, es tu amigo. Ya es algo ¿no?

En cierto momento, las relaciones no exitosas que han tenido en el pasado, resultan ser un tema apasiónate, a ti te gusta su perspectiva, pues hace parecer a las tuyas como aquellas de secundaria, y disfrutas pensar que al menos alguien en ese cuarto se toma esas cosas en serio. Te has dado cuenta que el humor del mesero forma parte de lo agradable de lugar y que la música es ridículamente soft, lugar perfecto para idilio, y comprendes que tal vez por eso siempre sale a flote el hablar de sentimentalismos e incluso captas que puede ser esa la razón de que el nombre del restaurante esté en francés.

Su ex pudo que haya aplicado la canallada de “un clavo saca otro clavo” o tal vez… ya que importa, las cosas están más que jodidas, ya no quedan más que imprecaciones en el aire, pues, tras haber llorado, lamentado y por demás preguntado ¿qué salió mal? el presente refleja acciones pasadas que estructuraron su futuro, ya lo que aquel día comenzó como algo estupendo hoy simplemente es nada. Ya saben amigos, es simple pero complicado, se preguntarán, esa frase revuelta qué quiere decir, pues nada. Hay cosas que son tan simples que son difíciles de comprender. Tales como, ¿existe una vida después de la vida? o, ¿existe una muerte después de esta muerte? claro ejemplo de simple pero complicado.

Temes aburrir con tanta demostración de estulticia pero al preguntarlo, la respuesta es negativa, de hecho te sorprende la naturaleza de ese no, puesto que tú tenías cierto conflicto con las frases negativas, hasta que descubriste que negativo por negativo, daba positivo, otra vez, simple pero complicado, aquellos que hayan descubierto la técnica lo entenderán mejor.

Tal vez el problema radique en que esperamos que las albricias sean en formato positivo, y cuando vienen en negativo nos espantamos. Para eso están ahí los dos, discerniendo sobre cómo hacer menos negativa la corta existencia.

Pero yo hablaba del trance, de cómo era capaz de mover la sangre y hacerse uno con el impulso natural de aquella hasta formar esa melodía que unos logran mediante dopaje y que ustedes consiguen con un simple hint de tabaco, se acompañan de la música para no pensar, para saciar ese tic nervioso que los acompaña en situaciones delicadas, tal vez quisieran tener la respuesta para todas sus interrogativas y puede que las tengan, pero ya no quieren pensar, al final de esa taza de café lo único importante será el pedazo de tiempo que les toma pasársela bien.

Cierta mañana en la cafetería de la escuela, se acerca su ex para cuestionarle sobre el nombre de una canción de su especialidad, el trance, y él le responde con un simple “no lo mereces”, tal vez su actitud se deba a esa platica que quedó inconclusa o porque en realidad no le quiere decir, no quiere darle más de lo que ya le ha dado, en el fondo, parece no merecerlo. Y eso es lo que justamente no quiere hacer, pensar, por lo que en la noche de aquel día, le envió el nombre de la canción.

Los minutos han pasado rápidamente y has llegado a la conclusión de que sólo pocas cosas de las que has hecho han valido la pena y estar ahí es una de ellas, ya no importan los nombres, lugares, las vicisitudes y aventuras, lo desagradable de los “adiós”, si acreditas o no tal prueba, si consigues  tal cosa o la alejas, ya nada de esa mierda importa, pues es evidente que tendrán que lidiar ambos con eso, pero solos. Bueno, acompañados de buena música.

Más allá de simple sentimentalismo, en el fondo sabes que este puede ser el último cumpleaños, es por eso que le escribes esto en señal de afecto. Vienen a tu mente las palabras de Fernando, te pregunta si estás triste o por qué escribes de esta forma, tu le contestas todo lo contrario, esto es signo de felicidad, pues qué te ganas con pensar positivo es estos asuntos, si lo negativo también puede ser positivo y, ultimadamente a estas alturas de la vida, lo menos que quieres hacer es fingir. A éste amigo tuyo le has enseñado la peor mala copa, la cara que no tiene rostro y a cambio te mostro confianza y es por eso que más allá del trance o de cualquier género de música, es simplemente sentir esa conexión que hace las cosas más llevaderas.

Es hora de encender el último cigarro de la noche, la taza de café está vacía y ojalá pudieras leer el futuro con los restos estancados al fondo de la taza, sólo vislumbras figuras divertidas, dos personas sentadas bebiendo una copa de vino merlot, unos novios besándose y hasta un río. Sientes como la nicotina tranquiliza el beat cardiaco y quisieras estar sentado en un jardín verde. Pero la sensación de ánimo que sientes al estar frente Eduardo, es amistad pura. Para ti, la persona que desconfía no es digna de confianza, y en épocas de desconfianza esta frase te ha acompaño como principio y es más que agradable saber que alguien confía en el trance. Es por eso que cuando me dijo haber recibido un mensaje de su ex diciéndole “In trance we trust”, no dudé ni un momento en pensar que ella, su ex, no sabía la magnitud de la frase que le había escrito.

 

 CoLdBuDY

 

©Todos los derechos reservados

 

Advertisements

About this entry