Por qué no

 

La salida. El avión. Las Previas. Ciencia Vs  Psicología. Shot! El diablo te chupó. Rock Star Falls (fotos). Why not. La mina de oro.

 

A estas alturas, ya he de sonar como verso idílico trillado, pero sí, nuevamente todo inicia con una salida; el destino no importa, mucho menos el cómo llegar, es simplemente ir, llegar, instalarse, vivir, vomitar, conocer, palpar, sentir, asfixiarse, satisfacción total, morir. El orden en sí no importa, o los conceptos o la forma en que captamos los estímulos, el punto es hacer esto más interesante que: nacer, crecer, reproducirse y morir. Y cuando digo morir, no me refiero a perder la vida, sino a terminar lo que iniciaste para poder nacer nuevamente, el decir “morir”, es pues para mi, “vivir”.  

Arribas al nuevo cuartel general de Lors, es decir la casa de su novio el Boliviano. Te reciben como todo un matrimonio de recién casados, y lo agradeces, ya que en estos tiempos no has visto relaciones funcionales. Comes pollo, que tontería, si se supone que tenías tiempo de prometer no ingerir carne, en fin, hoy no habrá protocolo. La plática inicia cuando comienzan a ponerse al tanto de los pormenores de la semana, un amigo llega de un viaje, el clima ha cambiado, y es hora de brindar. Mauro, su novio Boliviano, arrima unas cervezas tan frías como tu corazón (drama) y las ingieren lentamente, esperando que tranquilicen las ganas de azotar la ventana por donde entra todo el ruido de la calle.

Ves la foto de un simpático viejecito y resulta que es su maestro de alguna materia extraña de ingeniería en minas o ambiental, no sabes bien, y comienzas imaginar tu vejez, preguntas como ¿soy feliz? ¿hago lo que me gusta?  Rodean tu cabecita ociosa. Ahora es tiempo de recordar los viajes, y te enteras de algo que no sabias, pues sí, ¿cómo te vas a enterar de algo que no sabías? Ambos están sentados en el pequeño comedor y, terminas de comer el bocado que estabas ingiriendo y aparece la foto de Lors piloteando un avión, “mi papá me dejo maniobrar su avión desde San Luis Potosí hasta Torreón, la vista de la sierra se veía espectacular” dice ella con natural simpatía. Después apagan la Laptop y se dirigen a otro lugar de la ciudad,  y comienzan a beber unos tragos de tequila patrocinados por el buen Fernando, rápidamente se dan cuenta que no será suficiente y salen a la tienda más cercana a surtirse de eso que los pondrá eufóricos por un momento corto de sus vidas.

Los amigos deben ser iguales en ciertos aspectos a ti, y tus parejas deben ser diferentes en otros, comentas seriamente, ya que de pronto la atmosfera los ha llevado a un lugar totalmente desconocido para ti, las relaciones. Mierda, desearías tener menos prejuicios a cerca de eso, desearías saber que salir aunque sea con alguien por un momento, y luego ríes, pues en otro momento relatarás como fue esa experiencia….

Por eso no creer en nada es más fácil, es menos complicado, la cosas ya están dichas y si salen contingencias, se adoptan rápidamente. No pasan por el proceso cerebral de ser convertidas en emociones, por eso, no creer en nada es más fácil pero a veces muy estúpido, pues que si no crees, no confías y si no confías, no eres digno de confianza. Que confusión.

Se abrigan bien, y salen en busca de algo o, a dar algo, eso jamás está claro cuando andas sin rumbo en la calle, solo la expectativa de pasar un gran momento o “el gran momento de la vida”, conocer a alguien inolvidable o tu ser esa persona inolvidable para alguien más, reír y jamás sufrir, decir cuánto quieres a los que te rodean, agradecer esos pequeños instantes que hacen que todo valga la pena, tener inspiración para escribir, leer o cantar o simplemente de jamás dejar de sonreír. Todas esas emocione se juntan en tu sistema y es mucho para él, colapsa con ayuda del alcohol y caes a suelo, donde ya nada tiene sentido y tus amigos son incapaces de traerte de vuelta, tienes que levantarte solo, solo caíste y solo deberás ponerte de pie, gran lección que agradeces pero , al levantarte sabes que la cosas cambian, pues cuando eras niño te decían que ya no siguieras comiendo tu dulce favorito cuando cayera al suelo, ni aunque lo enjuagaras con agua, puesto que todo lo que cae al suelo es chupado por el diablo, y tu caíste, así que….

Recorren varios lugares, y ninguno los convence, el dinero que piden para accesar a ellos les parece totalmente ridículo, y deciden ir a donde el Boliviano estará esperando a su Lors.  Y ya no sabes en qué momento has perdido el buen juicio, la beodez se ha apoderado nuevamente de ti, es como si pudiera sentir tus más íntimos deseos y los explota maximizando las emociones que traes procesadas en el cerebro, y como reacción de este evento en tu cerebro, sientes una arcada en el estómago y un liquido espeso sale de tu boca, manchando el suelo, todo esto lo haces creyendo que nadie te observa, pero los ojos de todo el lugar solo están fijados ti, pobrecito.

Pensamientos vienen y van, sólo puedes ver luces y luces que te molestan, cierras los ojos y te agachas para no verlas, y de pronto ya todo está normal dentro de tuyo, todo lo que tenía que salir de ti, lo ha hecho, y es tiempo de seguir no sin antes pagar las consecuencias de tu caída. Te has dado cuenta de que la mayoría de las personas tienen una foto tuya en sus cámaras, has sido el bufón de la noche, al principio te sientes tas estúpido como puedes pero finalmente ríes, pues por qué no ser tu banquete principal de ese lugar. Tratas de eliminar las fotos de sus cámaras pero ya sabes que es imposible y, a manera de consuelo, un joven de la toda esa parvada de beodos, te dice que el borrará tu foto por la mañana, cuando nadie se dé cuenta. Sabes que eso no sucederá, pero al menos te reconforta.  A lo lejos puedes ver a la Holandesa que conociste semanas atrás en un festival, es la dueña del lugar. No puedes quitar sus ojos azules y claros como el lago más diáfano que jamás tus ojos hayan visto, sabes perfectamente qué está pensado, sabes que te juzga y se pregunta por qué estás así, si pareces todo menos un beodo empedernido; la miras fijamente y le respondes con mirada indiferente de por medio, ¿por qué no?

Salen de lugar lo más frescos posibles, disimulando  su aspecto pringoso y te detienes a saludar a dos jóvenes que te parecen conocidos, más aún cuando te llamaron. Uno empieza contarte lo bien que te veías devolviendo comida parado y el otro te consuela diciendo que al menos todos sabían quien eras y te llevarían de recuerdo por siempre. Que al menos sólo te tomaron fotos, pues parecías como rockstar, pero que no pasaría de ahí, que lo tomara como la nota negra del día, “mañana todos se olvidarán de esto” y piensas en tus adentros que tú jamás lo harás.  Termina contándote que una vez él estaba en tu situación, pero con la diferencia que él estaba con una mujer muy agradable según le decía su cerebro, le tomaron fotos también, sólo que besándola, y el pobre viendo de la forma más acusadora a su amigo, termina diciendo que la mujer estaba demasiado fea y él la vio como la más hermosa en ese perímetro. Ven como él se convirtió en esa persona inolvidable para ella al menos aquella noche y, como yo me convertí en el momento inolvidable de muchos dentro del lugar, aunque probablemente mañana lo olviden, por eso te aseguraste que cada uno de los que estaban dentro de lugar, se llevaran una foto tuya. 

La vista no puede ser más luminosa, la luna nueva se hace una con tus ojos, el olor a amanecer se vuelve totalmente indescriptible, el canto de las aves no molesta tus oídos, los carros avanzando se vuelven una imagen acogedora, tu, caminado sin remordimientos por la calle recién limpiada, se vuelve la imagen perfecta, la foto que siempre has querido tomar, el cuadro que siempre que has querido pintar, la historia que desde hace tiempo has querido describir y, se vuelve aún más inverosímil al pensar en esa anécdota que te contó Lors mientras iban ascendiendo por un callejón de la ciudad. “….. su padre tiene una mina de oro, estaba explorando un terreno cuando de repente descubrió un yacimiento de oro, el estado le dio la concesión del terreno y su administración, se hizo rico evidentemente y además trabaja para otro proyecto geológico”  ese hombre es mexicano y vive en el país donde descubrió su mina. Es reconfortante saber que aun no descubres la tuya, y puede que no lo hagas aquí, es por eso que caminas y caminas, confiado en que encontrarás el camino que te lleve a ella.

CoLdBuDY

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


About

La vida es simple, es muy corta; escribir complementa mi existencia.

Coldbudy.


%d bloggers like this: